False friends: who needs enemies?

Hace poco leía un post en Facebook que hablaba sobre cómo detectar a los falsos amigos y facilitaba una serie de pistas, entre ellas cosas como que al falso amigo le gusta criticarte cuando no estás o aparece en los buenos momentos y se esfuma en los malos.

En las lenguas también hay falsos amigos, y me temo que es más difícil detectarlos que a los de carne y hueso. Los false friends son muy traicioneros, ya que parecen reales pero no lo son: se trata de palabras parecidas al español pero que suelen tener un significado muy distinto, cuando no completamente alejado del que nosotros pensamos, y que igual que un falso amigo de carne y hueso, nos pueden hacer quedar muy, pero que muy mal. Seguir leyendo